Lengua Española

Morfología: Clases de palabras
El sustantivo

Base significativa.
El género.
El número.
Otros morfemas facultativos.
Funciones del sustantivo.
La sustantivación.

EL SUSTANTIVO
    El sustantivo o nombre está compuesto por una base significativa más el morfema constituyente de número. El género no es propiamente un morfema, ya que en muy pocos casos existe variación genérica, como veremos más adelante. Podríamos decir que el género de los sustantivos se incluye dentro del significado de los nombres.
1. Base significativa.
    Los sustantivos o nombres son las palabras que empleamos para designar los seres, cosas e ideas, ya sean reales o fingidas. Además la base significativa nos proporciona el género de los nombres. Ej:  casa:  `lugar donde se vive'+`género femenino'

1.1. Clasificación.
 Si estudiamos el significado de los nombres, podemos hacer la siguiente clasificación, atendiendo al modo de significar de los nombres.

Propios: Son aquellos que señalan a un individuo determinado dentro de una especie; sólo sirven para señalar a ese individuo,  sin darnos ninguna de sus características.

Topónimos: Son los que se   refieren a ciudades, accidentes geográficos, etc.
Antropónimos los que se refieren a personas
Comunes: Los nombres comunes nos sirven para señalar las características de un objeto; se define, con el nombre, todo lo que tiene de común con su especie. Ej: perro / casa / amor / etc.
Abstractos: Se refieren a realidades o ideas que sólo pueden ser captados intelectualmente. Ej: belleza / maldad / amor / etc..
Concretos: Se refieren a realidades que pueden ser captadas por los cinco sentidos. Ej: mesa / aire / silencio / tiza / etc.
Incontable: Nos referimos con ellos a realidades que no se pueden contar, sino medir . Ej: azúcar / agua / vino / etc.
Contables: Se refieren a realidades que pueden ser cuantificadas. Ej: alumno / profesor / suspenso / etc.
Individual: Se refieren a una sola cosa en singular.
Humano
No humano
Colectivo: Expresan un conjunto de seres semejantes. Ej: alumnado / alameda / etc.
Humano
No humano
Nota: Esta clasificación es lingüística, no científica. Por tanto la pertenencia a uno u otro grupo de un mismo sustantivo no es estricta, pues el significado de los sustantivos no es fijo, sino que puede variar dependiendo de la situación comunicativa. No se pretende clasificar la realidad ( de eso se ocupan las ciencias: física, biología, etc ) sino la lengua.
    Veamos dos ejemplos:
1. Ponme un vaso de vino
2. ¡ Oye, chaval, ponme un vino !
    En el primer caso, vino es un sustantivo común concreto incontable; en el segundo, vino es un sustantivo común contable. Así pues, no debemos prestar atención más que a los fenómenos lingüísticos. No clasificamos la realidad, sino su manifestación lingüística.


1.2. El género
     El género indica mayoritariamente el género gramatical de los nombres. En los sustantivos sólo hay dos géneros: masculino y femenino. Ello quiere decir que todos los nombres tienen uno u otro, pero se trata de género gramatical, no de género "real". Sólo en los casos en que el nombre se refiere a personas o animales ( y no siempre ) el género gramatical se corresponde con el género real: niño / niña    -   burro / burra
     En los nombres que designan a los animales es frecuente la indistinción de género "real": la misma palabra designa tanto al macho como a la hembra. Son los nombres epicenos. Gramaticalmente, sólo poseen un género. Si se quiere especificar el sexo, debemos añadir las palabras "macho" - "hembra": La perdiz macho / La perdiz hembra.
     También es muy frecuente designar con palabras distintas el sexo de los seres animados. En ese caso, decimos que el género se expresa con  heterónimos: Caballo / yegua - Hombre / mujer - Toro / vaca
     Finalmente, hay palabras que se pueden usar indistintamente en masculino o femenino, pues la lengua permite tal vacilación genérica, sin que cambie el significado: el / la mar - el / la centinela - el / la color
    En ocasiones, el cambio de género de un mismo nombre implica cambio de significado: el / la cometa, el / la corte, etc.


2. Morfemas constituyentes: el número
     El número indica la oposición entre uno y varios, es decir, singular y plural. Además tiene unos morfemas siempre fijos:
 
 
Singular
Ejemplo
Plural
Ejemplo
Morfemas
el lunes
los lunes
ese alumno
-s
esos alumnos
un candil
-es
cuatro candiles

    No siempre la oposición singular / plural significa uno/ varios. El singular, a veces, equivale a toda una especie. Ej: El deber del alumno es estudiar, donde alumnos equivale a `todos los alumnos'
    Algunas palabras se utilizan siempre en singular. Se denominan singularia tantum. Ej: la tez, el nadir, la sed.
    De igual forma, ciertas palabras se emplean sólo en plural, o pluralia tantum. Ej: víveres, nupcias, andas .
    En ocasiones podemos utilizar indistintamente el singular y el plural para referirnos al mismo objeto:  Tráeme esos pantalones / Tráeme ese pantalón.
    Los nombres abstractos, cuando se usan en plural, pasan a ser concretos. Ej:  La maldad de los profesores es increíble/ Las maldades de los alumnos son increíbles.
    E incluso pueden dejar de serlo en singular, sobre todo en los usos poéticos.Ej: La avaricia rompe el saco.



3. Otros morfemas facultativos: los apreciativos
     Hay una clase de afijos ( puede llevar, además, muchos otros ) que se ligan al nombre: son los apreciativos, es decir los afijos que expresan la actitud del hablante ante el nombre. Hacemos referencia al tamaño de los objetos, aunque esto se cumple en muy pocas ocasiones. Generalmente aluden a un hecho subjetivo, es decir, expresamos admiración, estima, cariño o aversión hacia el objeto designado por el nombre.
    Se dividen en:
Aumentativos: con ellos aumentamos nuestra consideración del tamaño, real o ficticio, del objeto señalado por el nombre. Y también expresamos nuestra admiración y sorpresa ante el objeto.Ej. Cochazo puede ser tanto un `coche muy grande' como un `coche muy apreciado por nosotros, aunque su tamaño sea pequeño'
Diminutivos: disminuyen la magnitud del lexema. En la mayor parte de los casos, el diminutivo tiene un valor afectivo: expresamos con ellos cariño y estimación. Ej: Papaíto no significa `papá pequeño', sino que mostramos nuestro cariño hacia nuestro padre.
Despectivos: modifican el lexema con una información de desafecto.Ej: Casucha, poetastro.
    En ocasiones, los apreciativos han dejado de cumplir la función que tenían en un principio. Se han convertido en afijos derivativos normales. Pierden su valor apreciativo. Ej: En sillita el sufijo tiene valor diminutivo, pero no ocurre lo mismo en sillón, donde el sufijo se convierte en morfema derivativo, pues no significa `silla grande'.


4. Funciones del sustantivo.
Los sustantivos pueden desempeñar las siguientes funciones:
Vocativo.
Dentro de un sintagma nominal, del que constituye el núcleo:
Sujeto. (Suj)
Aposición. (Aposición)
Atributo (Atributo)
Complemento Predicativo.(Pvo)
Complemento directo.(CD)
Complemento circunstancial. (CC )
Dentro de un sintagma preposicional:
Complemento directo. (CD)
Complemento indirecto. (CI)
Complemento de régimen o Suplemento (C Rég. o Supl.)
Complemento Agente ( C. Ag.)
Complemento de un nombre (CN).
Complemento de un adjetivo (CAdj).
Complemento de un verbo (CC):
Lugar.
Tiempo.
Modo.
Materia.
Instrumento.
Causa.


5. La sustantivación.
    Llamamos sustantivación al hecho de que una palabra, que no sea sustantivo normalmente, se convierta en sustantivo en un contexto determinado.
Sustantivación del adjetivo.
    El adjetivo, por su gran relación con el sustantivo, es una de las partes de la oración que mejor puede ser sustantivada, es decir, pasa a ser un sustantivo, adquiriendo la mismas características que éste. Hay dos tipos de sustantivación:
Sustantivación permanente.
    Se produce cuando se ha perdido la noción de que esa palabra ha sido antes adjetivo. Siempre hay una especialización en el significado. Ocurre frecuentemente con las palabras referidas a personas. ( Siguen siendo adjetivos si acompañan a un sustantivo ). Ej: Según dicen los periódicos, el estrecho de Gibraltar es fuente de disputas, porque españoles y británicos son muy orgullosos.
Sustantivación ocasional.
    No existe ninguna especialización en el significado, que dependerá del contexto anterior. El procedimiento más usual es artículo o determinante + adjetivo.Ej: En el patio hay aparcados tres coches; el rojo es mío.
     En estos casos se produce también una sustantivación neutra ( es decir, con el género neutro, siempre en singular ) que plantea graves problemas en español. Ej:   Lo malo del asunto es que no me he enterado de nada.
Sustantivación del verbo.
    El verbo, sin perder las características que lo definen, puede funcionar también como sustantivo, en su forma de infinitivo. Ej: El dulce lamentar de dos pastores ....( Garcilaso de la Vega)
Sustantivación general
    Cualquier clase de palabra puede sustantivarse, en un uso metalingüístico. Ej: De es una preposición. Tenéis lleva tilde en la segunda e.