Lengua Española

Morfología: Los pronombres


Significación de los pronombres
Clasificación
Los pronombres personales.
Demostrativos, posesivos, numerales e indefinidos.
Los pronombres relativos.
Los pronombres interrogativo-exclamativos.

1. LOS PRONOMBRES
     Constituyen, al igual que los determinantes una clase heterogénea de palabras. Es una clase cerrada de palabras, pues tienen un número limitado y fijo de elementos. Como ya hemos señalado, su forma coincide , en muchos casos, con los determinantes.
 
1.1. Significación de los pronombres.
    Los pronombres tienen en común la forma de significar; con ello se quiere decir no que todos signifiquen lo mismo, sino que se comportan de la misma forma en su manera de significar. Siempre tienen un significado ocasional, que depende del contexto comunicativo. Por ello siempre se dice que los pronombres sustituyen al sustantivo, aunque esto se matizará más adelante. Ej:
    - ¿ Quién ha entendido esto ?
    - Yo
    - ¿ ?
    - Sí, yo
    En cada uno de estos ejemplos, los pronombres cambiarán de significado, dependiendo de quien lo haya enunciado o de cuál sea la situación comunicativa. Ahora bien, su significado gramatical nunca lo pierden; esto es, quién es siempre pronombre interrogativo(singular); esto, demostrativo(neutro); yo , personal (1ª singular sujeto); , personal (1ª singular sujeto).


2. Clasificación.
    La clasificación de los pronombres coincide, eb gran medida, con los adjetivos determinativos
Expresan las tres personas gramaticales: Personales
En relación con las personas gramaticales
Demostrativos
Posesivos
Cuantificadores
De manera imprecisa
Indefinidos
Interrogativo - Exclamativos
Distributivos
De manera precisa
Numerales
Cardinales
Ordinales
Partitivos
Múltiplos
Referidos al contexto lingüístico: Relativos

2.1. Los pronombres personales.
2.1. 1. Significado gramatical.
    Tienen un significado gramatical muy preciso: expresan las tres personas gramaticales:

1ª persona: el que habla o emisor
2ª persona: el que escucha o receptor
3ª persona: aquel o aquello de lo que se habla.
    No es cierto en todos los casos la afirmación de que el pronombre sustituye al nombre. Esto sólo es válido para la tercera persona, pues yo y no sustituyen a ningún elemento en la oración.

2.1.1. Morfemas constituyentes.
    Los pronombres personales tienen los morfemas de género y número ( No en todos las personas, como puede verificarse en el esquema). Pero su morfema característico es el caso, que se expresa mediante formas heredadas del latín. Esto quiere decir que la forma del pronombre personal expresa la función sintáctica que desempeña en la oración, aunque esta diferenciación sólo se cumple estrictamente en la tercera persona.

   
Sujeto
(y atributo)
Complemento 
directo
Complemento 
indirecto
Complemento
preposicional
1ªpersona
Singular
yo
me
mí, conmigo
Plural
nosotros (-as)
nos
nosotros (-as)
2ªpersona
Singular
te
ti, contigo
Plural
vosotros (-as)
os
vosotros (-as)
3ªpersona
Singular
él,ella, ello
 lo, la
 le, se
él,ella, ello
Plural
ellos (-as)
los, las
 les, se
ellos (-as)
     Este sistema no se cumple siempre con el rigor que debiera; y ello provoca muchas confusiones en el uso de los pronombre personales, dando lugar a los fenómenos que se conocen como leísmo, laísmo y loísmo . Además debemos atender a las fórmulas de tratamiento en español, que plantean también graves problemas.

2.1.2.Leísmo, laísmo y loísmo
El leísmo consiste en utilizar le/les (en lugar de los correctos lo/los) para el CD masculino. Aunque es un uso antietimológico, La Real Academia Española admite solamente el leísmo de persona masculina singular, es decir, si el CD se refiere a una persona masculina y en singular. En todos los restantes casos, lo condena:
    Quiero a mi hermano > Le quiero
    Quiero a mis hermanos > *Les quiero/Los quiero
    Coge el libro > *Cógele/Cógelo.
    Sin embargo, el leísmo está muy generalizado en amplias zonas de España, especialmente en el centro peninsular, empezando por Madrid. Se pueden hallar ejemplos en los autores más impotantes de todas las épocas, desde los Siglos de Oro hasta nuestros días.

El laísmo consiste en utilizar la/las (en lugar de los correctos le/les) para el CI femenino. Los pronombres que expresan el CI no tienen variación genérica, por lo que no se puede expresar sólo con el pronombre si se trata de un CI masculino y femenino. Por eso es un fenómeno bastante extendido, si bien  es sentido como claramente vulgar
    Llevé unas flores a Pedro > Le llevé una flores
    Llevé unas flores a María  >*La llevé una flores/Le llevé una flores/Se las llevé
    Llevé unas flores a mis hermanas  >*Las llevé una flores/Les llevé una flores/Se las llevé
    En los últimos casos aparece el se sustituto de le/les cuando el CD no es un SN sino un referente pronominal: lo/la/los/las. Para ver otras funciones de se puede consultarse la página Usos de se.

El loísmo consiste en utilizar lo en lugar de le como CI. Actualmente es el uso más infrecuente y  más vulgar aún que el laísmo. Implica un cambio en la variación genérica del CD/CI, con total indistinción de ambos, en clara relación con el laísmo.
    Le dije a Juan que viniera. > *Lo dije que viniera.
    Le dije a María que viniera.>*La dije que viniera

2.1.3.Fórmulas de tratamiento.
    Para dirigirse a la segunda persona, el hablante puede elegir  en castellano entre dos fórmulas de tratamiento: la de familiaridad y la de respeto
 

 
Singular
Plural
Confianza
vosotros/as
Respeto
usted
ustedes

    Usted/Ustedes es apócope de un arcaico vuestra merced; ello explica una de sus peculiaridades: aunque sirve para referirse a la segunda persona, se construye con el verbo en 3ª persona. Ej: Ustedtiene ojos de mujer fatal.

El voseo.
    En amplias zonas del español de América, el sistema no se ha mantenido así, sino que se ha alterado, junto con otros fenómenos lingüísticos. Es lo que se conoce como voseo, eliminando y manteniendo el arcaico vos como tratamiento de confianza
 

 
Singular
Plural
Confianza
vos
ustedes
Respeto
usted
ustedes

    Vos se construye con el verbo en su forma etimológica: 2ª persona del plural, pero con las formas apocopada. Ej:

Vos cantás fatal (Originariamente cantáis)/ Tú cantas fatal
Vos te marchás (Originariamente marcháis)/Tú te marchas.
    En plural, no existe vosotros: ustedes abarca tanto la confianza como el respeto. Siempre con la concondancia con el verbo en 3ª persona plural.Ej:
Ustedes cantan fatal./*Vosotros cantáis fatal.

Usos ceremoniales.
    En ciertas ocasiones, el protocolo exige la sustitución de las personas gramaticales por fórmulas de tratamiento, en 3ª persona: Su majestad, sus Señorías. etc..
    El Papa se refiere a sí mismo en plural mayestático: Nos, Juan Pablo II, decimos...


2.2. Los pronombres demostrativos, posesivos, numerales e indefinidos.
    Coinciden en su mayoría con los adjetivos. En todos los casos podemos decir que el pronombre sustituye a un nombre. La diferencia entre unos y otros radica en su relación con los sustantivos: los adjetivos determinativos, como determinantes que son, acompañan siempre al nombre; los pronombres, puesto que sustituyen al nombre, nunca le pueden acompañar.
    Además, otra diferencia estriba en que los determinantes no tienen género neutro, pues no hay sustantivos neutros en español; los pronombres sí tienen género neutro; en estos casos, el neutro tiene un carácter general y significa un conjunto de elementos.
    Los posesivos y los numerales ordinales frecuentemente se unen al artículo cuando funcionan como pronombres: el mío, la tuya, los suyos, el segunda, los cuartos.
    Los pronombres indefinidos presentan algunas formas características: sólo son pronombres alguien, nadie (tienen un referente), nada, algo ( tienen un referente no humano)

2.3.Los pronombres relativos.
    Son pronombres porque sustituyen a un nombre: evitan repetir ese sustantivo. Se llaman relativos porque están relacionados con un sustantivo citado anteriormente en la oración. El sustantivo con el que se relacionan se llama antecedente. No sólo son pronombres. Todos ellos son, a la vez, elementos de relación o nexos introductorios de proposiciones adjetivas o de relativo, dentro de la cual cumplen una determinada función sintáctica, puesto que equivalen al SN al que sustituyen.

2.3.1.  Formas de los pronombres relativos.
Los pronombres relativos son cuatro: que, cual, quien, cuyo. Se pueden confundir con los determinantes y pronombres interrogativo-exclamativos. Se diferencian porque los relativos siempre se relacionan con su antecedente, mientras que los interrogativo-exclamativos mantienen una relación distinta con el sustantivo. Además, los pronombres relativos son átonos, mientras que los interrogativo-exclamativos son siempre tónicos. Veamos los cuatro que existen en castellano:

QUE : Su forma es siempre la misma, sea cual sea el género y número de su antecedente:
    Vimos en la playa a un niño que jugaba con la arena (SUJ)
    Vimos en la playa a una niña que jugaba con la arena (SUJ)
    Vimos en la playa a unos niños que jugaban con la arena (SUJ)
    Vimos en la playa a unas niñas que jugaban con la arena. (SUJ)
    Aunque el antecedente es distinto en género y número, el relativo no cambia.
    Se puede confundir con la conjunción que. Para distinguirlo basta con cambiar el relativo que con otro de los relativos que veremos a continuación; si el cambio es posible, sabremos que en ese caso se trata del pronombre relativo que.

CUAL : Se utiliza siempre con el artículo. Sus formas son las siguientes: el cual, la cual, las cuales, los cuales. Es el relativo más apropiado cuando entre el antecedente y el relativo se interpone una preposición, Ej La ventana, junto a la cual me siento, tiene rotos los cristales. (CCL)

QUIEN : Sólo tiene dos formas, en singular y plural: quien, quienes. Valen para femenino y masculino. Su única peculiaridad es que su antecedente tiene que tener el rasgo humano. Ej: El profesor de quien te hablé me ha suspendido. (C. Régimen o Suplemento)

CUYO : Tiene todos los morfemas de género y número. Sus forma son: cuyo, cuya, cuyos, cuyas.
    Es el que menos se usa hoy, y en el que se cometen mayores incorrecciones en su uso. Posee varias características que lo hacen especial:

- es pronombre relativo, porque se relaciona con un sustantivo anterior o antecedente, con respecto al cual expresa posesión.
- es determinante posesivo, porque expresa la posesión de un objeto o consecuente que pertenece al antecedente. Concuerda, como determinante que es, en género y número con este consecuente. Ej: Aquel señor, cuyoperro ves, tiene malas pulgas. (Det)
2.3.2. Los pronombres  relativo-adverbiales.
    Hay un número determinado de adverbios ( donde, como, cuando )que están emparentados con los pronombres relativos. Tienen un antecedente, con el que están relacionados, al que sustituyen en la oración. Ej: Desde mi ventana se ve el jardín donde juegan los niños.(CCL)
    La única diferencia entre los pronombres relativos y estos pronombres relativo-adverbiales es que estos cumplen siempre la misma función sintáctica, como veremos más adelante: son siempre complementos circunstanciales de lugar, tiempo y modo.

2.4. Los pronombres interrogativo-exclamativos.
    Su forma coincide, en parte, con los pronombres relativos. Se diferencian porque los interrogativo-exclamativos, sean pronombres o determinantes, son siempre tónicos ( son una clase de palabras que siempre se acentúan ); por ello llevan siempre tilde, para diferenciarlos de los relativos. Además, nunca llevan antecedente, como los relativos.
    Otros están relacionados directamente con los adverbios, puesto que preguntan por los Complementos Circunstaciales, función característica de los adverbios.
    Son pronombres cuando no acompañan a ningún sustantivo.
Relacionados con los pronombres relativos: qué, quién/-es, cuál/-es. ( El uso de cúyo, como pronombre interrogativo se ha perdido actualmente, pero no era infrecuente hasta los Siglos de Oro)
Relacionados con los adverbios: cuán(to)/-a/-os/-as, cómo, cuándo, dónde, por qué