PASCUAL IZQUIERDO

El arte en la ribera del Duero

    Por haber sido durante muchos años parte de aquel vigoroso corazón que fue Castilla en sus siglos de esplendor, la comarca de la Ribera del Duero posee una riqueza monumental y artística ciertamente abrumadora. Se concentra no sólo en los lugares más sobresalientes de los itinerarios turísticos, sino también en pueblos apenas conocidos, que a menudo sorprenden al viajero con obras de primera magnitud.

    Desde mosaicos hispanorromanos (Baños de Valdearados) hasta retablos neoclásicos (Peñaranda de Duero, Sotillo de la Ribera), el abanico de expresiones artísticas que integran el patrimonio monumental de la Ribera es amplio, rico y variado.

    El románico se halla bien representado, pues poseemos manifestaciones de/ siglo XI (San Miguel, en San Esteban de Gormaz, torre de la iglesia de Caleruega) y  del siglo XII (iglesia del Rivero, también en San Esteban; Rejas, Castillejo de Robledo y grupo de pueblos del Valle del Esgueva. Abundan las iglesias góticas, de buena fábrica y mucha fantasía en bóvedas, entre las que sería imprescindible citar Gumiel de Izán y de Mercado, La Vid, Santa María y San Juan en Aranda, Tórtoles, Valdezate, San Martín de Rubiales, Olivares y Roa. Los más bellos primores del arte plateresco se encuentran en la capilla de Don Juan Manuel localizable en el convento de San Pablo de Peñafiel, que además posee el único ábside gótico-mudéjar de toda la comarca.

    Rica es la oferta de retablos. En pintura, muy destacables son los de Adrada de Aza, Ventosílla, Valdeande, Alcubílla del Marqués y Olivares de Duero, además de la tabla de Manzanillo. En escultura, el de Gumiel de Izán sobresale esplendorosamente, y le acompañan el de la iglesia de San Miguel de Reoyo en Peñafiel y también el de Curiel. Quíntanilla de Onésímo y Tórtoles de Esgueva ofrecen las mejores obras conjuntas de talla y tabla.

    Muy abundantes son las imágenes talladas. La escultura románica de la Virgen de Tremello (Gumiel de Izán bella y enigmática, posee un interés excepcional, así como la imagen gótica de Nuestra Señora de La Vid. Entre los crucifijos destacaríamos el Cristo de Reveche y el de la Paciencia (Gumiel de Izán y también el Cristo de Olmedo (Adrada de Aza). Obra juvenil de Gregorio Fernández se muestra en el monasterio de Santa María de Valbuena y escultura romanista en los retablos de varios pueblos de Soria y de Burgos.

    De los monasterios que alzan preces y salmos en toda la comarca (Caleruega, La Aguilera, Peñaranda, La Vid  y Santa María de Valbuena sólo el citado en último lugar no ha conseguido revivir todavía sus antiguos ecos monacales, pero es quien concentra mayor riqueza y variedad artística, destacando sobre todo sus frescos francogóticos del siglo XII.

    Numerosas son las localidades que tuvieron fortaleza defensiva y hoy sólo guardan ruinas o recuerdos. Castillo magníficamente conservado y restaurado hay en Peñafíel, el mejor de todos. Atractiva presencia muestra el de Peñaranda, vetustez y paisaje el torreón de Caleruega (siglo XI), historia el castillo de San Esteban de Gormaz y el de Curiel, arrogancia ruinosa el de Castillejo y el de Torregalindo y muchísima melancolía (tanta como desastrosa conservación) el recinto fortificado de Aza. Langa ofrece torreón que fue cárcel, Hoyales una torre resquebrajada y Quíntanilla de Tres Barrios una atalaya. En Peñaranda puede admirarse la plaza más hermosa de toda la comarca, a la que se suman el humilde atractivo, hecho de adobe y soportal, ofrecido por la de Alcozar y el cromatismo estético de la del Coso, abierta en Peñafiel a ángeles descendedores y a novillos festivos.

    Muchas casonas y palacios se reseñan a lo largo de los itinerarios. Cifra y resumen del esplendor renacentista hispano y museo de las artes decorativas es sin duda el palacio de los Avellaneda, levantado en Peñaranda. Como ejemplo de la arquitectura civil del siglo XV puede citarse el palacio arandíno de los Berdugo. Inspiración herreriana esconde el de Ventosílla. Buenos ejemplares de edificios barrocos y neoclásicos pueden encontrarse en Valdezate, Castrillo de Duero, Fuentecén, Guzmán, Pesquera, San Esteban de Gormaz y Sotillo de la Ribera

    Los artesonados alcanzan notable antigüedad y mérito en Sinovas y Curiel Una botica del siglo XVII alza en Peñaranda su oferta solitaria de pócimas y tarros.

    No podemos acabar este apretado resumen sin mencionar los cuatro museos etnológicos instalados en la comarca: Alcubílla del Marqués, Hontoria de Valdearados, Montejo de la Vega y Curiel Cada uno en su provincia, todos tratan de apresar un presente furtivo, popular y labrantío, que ya está comenzando a ser historia".

PASCUAL IZQUIERDO
                            (Sotillo de la Ribera-Burgos, 1951)

    Autor de Libros de Poemas:

    Como prosista es autor de: