Historia y Sociedad
[Cofradía de S. Sebastián][La virgen de los Olmos][Juan de Alosanz][Catastro de Ensenada][Generación del 98][Quintana en el s. XIX][Cultura de la muerte][Ordenanzas medievales][Iconografía cristiana][Platería sacra][Cofradía vera Cruz][Demandas y querellas][Monasterios][Priorato de Silos][Calzada romana]


1. La Cofradía de San Sebastián

    La noche del 19 de enero -víspera de San Sebastián-, en Quintana del Pidio, la mayoría de las mesas comparten una cena especial. Repitiendo un rito que se pierde en los años de la historia, heredado y comunicado de padres a hijos, al atardecer se va a la casa del Mayordomo de la Cofradía de San Sebastián a recoger "la colación". En este primer número de Cuadernos del Salegar queremos acercarnos a esta realidad desde su origen escrito, procurando insertarla en la conciencia actual, sabedores de que «quien olvida sus raíces, imposibilita su futuro».

TEXTO COMPLETO

wpeF.jpg (27955 bytes)

2. La virgen de los Olmos

 wpe11.jpg (9210 bytes)
Fotografía de Pedro Jodra

 

 

   Son las cuatro de la tarde. Allá donde se encuentre un vecino de la villa, desde el inconsciente colectivo de la fe popular, hará un alto en el trabajo de sus días: a toque de campanillo su existencia se siente detenida para elevar una plegaria -si es creyente- o para rememorar una historia con sus raíces... Tocan desde la Virgen de Los Olmos, patrona de Quintana del Pidio.

TEXTO COMPLETO


3. Juan de Alosanz: Comisario de la Inquisición

    Este número de Cuadernos del Salegar sale a la luz como un fragmento más de la historia de Quintana del Pidio. En él pretendemos acercarnos a la biografía y mentalidad de un hombre, Juan de Alosanz (1609-1679), natural de Gumiel de Izán y cura que ejerció largos años en esta villa. Pero hay algo más: su figura destaca porque fue Comisario del Santo Oficio del Tribunal de la Inquisición y durante su ministerio pastoral se llevaron a cabo en Quintana diversas empresas culturales e históricas.

TEXTO COMPLETO

wpe12.jpg (5884 bytes)


4. Quintana del Pidio según el Catastro de Ensenada
wpe14.jpg (15313 bytes)

¡Si hoy, al menos, tuviera el ventanuco
aquél, lleno de hollín, desde el que se veían
las lavanderas y, lejos, las viñas!
Los años se han llevado casi todo
lo bueno de mi vida, casi todo
lo hermoso de aquel tiempo de rebaños,
de hornos olorosos, de profundas bodegas.

(Antonio Colinas, Suite Castellana)

 

    En los diferentes números de Cuadernos del Salegar, hemos intentado profundizar y dar una visión de diferentes épocas históricas, costumbres o tradiciones, de la vida de nuestro pueblo. El saber sobre hechos que se han desarrollado en lugares conocidos y vividos por vosotros, nuestros lectores, es algo que nace de la inquietud que algunas personas sienten por conocer y descifrar las claves con las que interpretar su presente actual. El documento que ahora presentamos nos descubre aspectos de la más diversa índole sobre nuestro pueblo a mediados del siglo XVIII.
     Recién iniciada la primavera, un 23 de marzo de 1753, se reúne una comisión en la casa de la villa, compuesta por diez vecinos de la localidad, para ir contestando al interrogatorio de 40 preguntas, enviado a todos los pueblos y ciudades de la Corona de Castilla, con el fin de establecer un tipo de contribución común de acuerdo con la riqueza de cada uno de los vecinos. En Quintana, esta comisión la integraban los dos Alcaldes, los dos Regidores, el Procurador, el Cura Párroco y el Escribano de la localidad, junto con cuatro vecinos del pueblo como personas que conocían el término y a sus moradores.
     Este documento conocido como Catastro de Ensenada, nos aporta gran cantidad de datos para conocer aspectos fundamentales del pueblo a mediados del siglo XVIII. A lo largo de las respuestas que van dando los vecinos mencionados vamos conociendo datos sobre sus campos, sus cultivos, sus casas o sus gentes, de qué vivían, a qué se dedicaban o qué cultivaban, así como el número de vecinos, las dimensiones del término y sus límites; estamos ante unas personas cuya vida económica o aspectos sociales difieren de los actuales, pero con ellos compartimos un mismo núcleo urbano, un término municipal común, además de sus apellidos o parte de sus costumbres que se nos han trasmitido hasta el día de hoy, en fin son antepasados nuestros.

TEXTO COMPLETO



5. Evocación y nostalgia de la Generación del 98 desde Quintana

    Cuando finaliza diciembre y con él 1998 queremos recordar a un grupo de escritores, cuyo centenario se ha venido celebrando durante este año, y que allá por la última década del siglo XIX comenzaron sus andanzas y visiones por las tierras castellanas. Los escritores de la Generación del 98 recorrieron y se inspiraron en los campos de Castilla, retrataron y se preocuparon por el campesinado castellano y sacaron a la luz muchos de los problemas del sector rural.
     En este número queremos ofrecer una visión subjetiva y personal sobre la aproximación e incursión que algunos de estos escritores, Unamuno, Machado y Azorín, fundamentalmente, realizaron al entorno, al campo y a las personas que trabajaban en él. Estos escritores vieron en el paisaje castellano una representación emocional de ese paisaje, la consideración de que el hombre del campo estaba inmerso dentro de él y la utilización de la tierra castellana como un símbolo de la nueva España

TEXTO COMPLETO

wpe15.jpg (6951 bytes)

6. Quintana del Pidio en el siglo XIX

wpe16.jpg (10808 bytes)

¿Cómo era Quintana del Pidio en el siglo XIX? Dos documentos inéditos nos aportan datos curiosos sobre las formas de vida en este siglo. El primero es un interrogatorio o cuestionario que forma parte de toda una línea de estudios que desde diferentes instituciones civiles y eclesiásticas se llevaron a cabo en los siglos XVIII y XIX. El otro, se trata de la solicitud de un vecino para colocar en su fachada un escudo de armas.

TEXTO COMPLETO


7. La cultura de la muerte en Quintana del Pidio

  Cuando finaliza la vendimia y las primeras labores de la bodega están tocando a su fin, arreciando ya los primeras gélidas ventiscas que anuncian las nieves en los altos, se presenta noviembre con su simbología existencial.
    Este mes dedicado desde tiempos inmemoriales al recuerdo de los difuntos rememora en la memoria del narrador miedos y silencios, toque lastimero de campanas durante la oscura noche de los Santos, silencios extenuantes, novenas recitadas a la vacilante luz ensombrecida de la vela, mascullados latines ante el túmulo parroquial coronado por la calavera, recuerdos de difuntos... En definitiva, la muerte se hace más presente.
    Este número de Cuadernos del Salegar quiere recoger el eco de esta realidad que ha ido configurando la vida de este pueblo rural. Pero que no se asuste nadie; dejaremos aparte las predicaciones apocalípticas de los sermoneros y la opción ético-religiosa que cada cual libremente pueda asumir. Nuestro convencimiento es que ante el hecho de la muerte, común y universal, cada pueblo va generando unas prácticas y unas acciones que, a su vez, van gestando su cultura
.

TEXTO COMPLETO


8. 25 Cuadernos del Salegar
       Bien podría decirse que Veinticinco Cuadernos del Salegar no son nada en comparación con la larga historia de nuestro pueblo de Quintana del Pidio. (Y sería muy certero! Pues si algo aflora es una larga y documentada historia junto con una cultura rural abundante y plural.
        Pero no queremos caer en lo que Miguel de Unamuno denominaba respecto a Castilla como Aexceso de pasado. Al cumplirse cinco años y veinticinco números de la presente publicación, nuestro deseo es ofrecer un compendio resumido de la andadura de Cuadernos del Salegar. Pero un resumen que no se convierta en añoranza ni gloria vacía, sino en proyecto de posibilidad que sirva de aliciente contrastado, desde una memoria constante que rebrota y se desvela en favor de este paisaje y su paisanaje ribereño.

TEXTO COMPLETO

Defenderé la casa de mi padre, contra los lobos, contra la sequía, contra la usura, contra la justicia defenderé la casa de mi padre. Perderé los ganados, los huertos, los pinares; perderé los intereses, las rentas, los dividendos; pero defenderé la casa de mi padre. Me quitarán las armas y con las manos defenderé la casa de mi padre;  me cortarán las manos, y con los brazos defenderé la casa de mi padre; me dejarán sin brazos, sin hombros y sin pechos, y con el alma defenderé la casa de mi padre. Me moriré, se perderá mi alma, se perderá mi prole, pero la casa de mi padre seguirá en pie" (Gabriel Aresti).


9. La simbólica "lugar sagrado" del templo parroquial

         Con el paso de los años, la mente va quedando marcada por la dialéctica espacio-tiempo. En ella se va labrando una simbólica que marca-aflora el preconsciente colectivo de unas gentes y de un pueblo. Todos hemos acudido muchas veces a la iglesia parroquial y, en torno a ella, se han generado experiencias cargadas de una gran densidad humana de diverso signo.
      Esta ocasión Cuadernos del Salegar inicia un recorrido por la simbólica que rodea esta realidad. Así abre un nuevo horizonte en la investigación local, y que lleva por título "iconografía cristiana". Al hablar de iconografía, nos referimos genéricamente a la descripción de representaciones artísticas encontradas en el pueblo. Se adjetiva una realidad, desde el cristianismo, aspecto que ha modulado la vida, el arte y la etnografía de sus pobladores.

TEXTO COMPLETO


10. La Platería Sacra en Quintana del Pidio

    De la mano de Octavio Paz nos iniciamos en este momento: «Hambre de encarnación padece el tiempo». Ese tiempo, que va más allá de las fronteras del reloj y de los días, se siente experimentado como narración existencial de una comunidad rural que a lo largo de los avatares históricos no quiere permanecer muda. Tampoco sin biografía singular que haya borrado su identidad. Necesita encarnar en el aquí y ahora de la andadura prolongada unos sublimes instantes que hagan de la sociedad concreta un nombre propio y original, preñado de un vivir de generación en generación.
             No anhela el poder de la admiración; tan sólo el sentido. Y por ello rastrea lenguajes icónicos, narrativos, estéticos, insinuativos. Cada hombre, cada comunidad, que viven en un espacio y un tiempo concretos, en una cotidianeidad diferenciada, deben sacar del «vientre de la memoria» las representaciones del pasado común y del futuro hacia el cual se encaminan. Aunque en Castilla, contemplar el pasado desde el futuro que se avecina, produzca melancolía.
           En el número 26 de Cuadernos del Salegar se presentaba La simbólica «lugar sagrado» del templo parroquial. Dentro de la sección que hemos denominado "Iconografía de Quintana del Pidio", queremos ofrecer otro aspecto que nos ayude a encarnar el tiempo pretérito de Quintana dentro de nuestra vida cotidiana. Ahora presentamos la platería sacra, procurando dar a conocer sus obras más sobresalientes, aspecto que será abordado en la segunda parte. Pero nos ha parecido necesario y conveniente ofrecer primeramente un marco de referencia a un doble nivel: presentando la funcionalidad del arte sacro y la importancia cultual y artística de la platería.

TEXTO COMPLETO


11. En el caz del molino

    El logro más asombroso del jasidismo era restituir al individuo su facultad de admirar, de creer, de confiar y de amar. Los Maestros eran diferentes, y también lo eran sus adeptos; pero las relaciones entre ellos eran idénticas. Todos los Rabís respondían a la misma necesidad y suscitaban la misma respuesta. Gracias al Rabí, no importaba cuál fuera, el jasid, cualquier jasid, reconocía que su vida "toda vida" tiene un sentido, y que sus palabras "todas las palabras" arraigan en una memoria más antigua que la de uno mismo, y que el canto "todo canto" se funda en el canto de la tierra; y que el canto de la tierra salta hasta el cielo. (E. Wiesel, Contra la melancolía).
       Ahora, como número doble, Cuadernos del Salegar ofrece una bella recreación literaria en torno a Quintana del Pidio desde la documentación histórica y la historia de las mentalidades. Esperamos que sea del deleite de nuestros lectores.

wpe10.jpg (8626 bytes)

12. La Cofradía de la Veracruz

       "Gracias a que en el pasado estábamos hechos de espíritu, nos alimentábamos de éxtasis, irradiábamos nuestra propia luz y recorríamos el aire en permanente belleza; largo fue el periodo en que así permanecimos. Para nosotros, antes o después, tras un largo periodo de tiempo, la apetitosa tierra se había elevado sobre las aguas. Tenía color, olor y sabor. Comenzamos a trabajar para convertir la tierra en terrones y regalarnos con ella. Cuando la hicimos, nuestra luminosidad se desvaneció. Cuando hubo desaparecido, se hicieron manifiestos la luna y el sol, las estrellas y las constelaciones, la noche y el día, los meses y las quincenas, las estaciones y los años" (Aggana Suttanta). De nuevo, Cuadernos del Salegar quiere recoger otro aspecto de la labor creativa que la comunidad rural de Quintana del Pidio ha ido generando en su callada, sufriente y festiva actividad.

TEXTO COMPLETO


13. La vida cotidiana a través de las Demandas y Querellas en Quintana del Pidio (s. XVII)

      A través de los diversos números que durante estos últimos siete años hemos publicado en Cuadernos del Salegar se han ido presentando aspectos muy diversos del transcurrir cotidiano de nuestro pueblo. En esta ocasión recurrimos a una fuente interesante, tratando de percibir cómo era en realidad la vida cotidiana de nuestros antepasados. Para ello hemos indagado en las diversas Demandas y Querellas que aparecen archivadas en varios manuscritos del Ayuntamiento de Quintana del Pidio. Muchas de ellas se refieren a pleitos de herencias y capellanías. Pero hemos querido seleccionar aquellas que muestran de un modo más vivo y cercano el vivir con sus problemas y dificultades. Se ha creído conveniente dejar que hablen casi expresamente los textos, sin añadidos ni indagaciones de otro estilo. La mayoría de ellas tiene un esquema similar: presentación del demandante y del demandado, motivos por los que se realiza la demanda y petición de justicia; nosotros destacamos particularmente los motivos. Posiblemente el lector pueda comprobar la frescura y actualidad que dichos textos conservan, aunque sean asuntos del siglo XVIII.
       Parafraseando a Anastasio Rojo diremos que el trabajo que se sigue es pura descripción, sin conclusiones, consideraciones ni comparaciones; es el contenido del morral de un paseante por unos manuscritos del siglo XVIII. Protocolos, demandas, querellas, son documentos sin explorar y constituyen una ancha selva temporal para el que tiene la paciencia de llegar a ellos y de andar y desandar muchas veces caminos sin final y rutas equivocadas. Son un conjunto de destellos e instantáneas únicas y a veces extraordinarias, escondidas y muy bien camufladas en un bosque de documentos baladíes.

TEXTO COMPLETO


14. El Gromejón (1): Plegarias monásticas

   

En esta ocasión, Cuadernos del Salegar quiere ofrecer un estudio significativo de los diversos monasterios que durante el medievo poblaron estas tierras. Curiosamente, de los diversos ríos que integran la Ribera burgalesa del Duero, donde numéricamente se han detectado más ha sido a orillas del Gromejón y del Arandilla, dado el factor importante que ejerció hasta la Edad Media el punto estratégico de Clunia con sus calzadas romanas. Nuestra intención primera había sido ceñirnos tan sólo a este río, pero hemos ido viendo que era conveniente su ampliación, hasta detectar un total de cuarenta y tres monasterios. Es seguro que existieran bastantes más; muchos se han perdido con el paso inexorable de la historia; la constancia de otros podría certificarse por estudios más detallados.

            Lo presentamos como un viaje, más allá de los datos simplemente eruditos, pues puede servir para un mejor conocimiento del entorno. El lector comprobará que respecto a los monasterios de San Miguel en Quintana y San Cucufate en Monzón no se hacen sino simples referencias; el motivo es obvio: merecen un tratamiento especial que se realizará más adelante. Con el presente número abrimos una nueva sección de índole variada bajo el título «El Gromejón» donde irán apareciendo Cuadernos de diversa temática y contenido, agrupados al rumor del río que nos lleva, el Gromejón.

TEXTO COMPLETO


15. La vida rural en Quintana del Pidio según las Ordenanzas de los ss. XV-XVI

   

Apenas quedan gentes entre los campos. Con la rapidez vertiginosa de los tiempos modernos marcharon todos y, ahora, sólo se oye el eco del cierzo que bate sobre los lejanos árboles del monte. Ya casi nadie se preocupa de dialogar sobre la vida cotidiana, cada uno en sus asuntos está abalado por la norma general y no requiere pactar los linderos, ni marcar las fechas en torno al calendario para realizar las faenas agrícolas y pastoriles, ni señalar las mínimas normas para transformar la convivencia en algo más humano, ordenado y grato...
     Antaño, en nuestro pueblo, como en tantos otros de Castilla, todo ello era imprescindible. Por este motivo, para que reverbere la conciencia de la memoria, en la presente ocasión Cuadernos del Salegar quiere proyectar su mirada hacia la vida rural en Quintana en los siglos XV y XVI.

TEXTO COMPLETO

 

   

wpe17.jpg (3404 bytes)
E-Mail