wpe20.jpg (2724 bytes)

Cuadernos del Salegar
Revista de Investigación Histórica y Cultura Tradicional
[Portada] [Temas Publicados] [Línea Editorial]

QUINTANA DEL PIDIO

[Sus gentes][El río Gromejón][La cultura del vino][Textos Literarios][Quintana en cifras]
[Monasterios y Eremitorios][CUADERNOS DEL SALEGAR] [Castellanoandantes]

En pleno centro de la Ribera del Duero, en torno al margen derecho del río Gromejón, está situado el municipio de Quintana del Pidio. Rodeado de pequeñas colinas y cerros poblados de robles, esquenos y encinas que la protegen de los vientos fríos del norte. Cuadernos del Salegar hunde sus raíces en estas tierras: en sus gentes, en sus calles, en sus fuentes, en sus viñedos, en el Gromejón, su río; en las tradiciones, en el viento suave de sus tardes de primavera que hace temblar las hojas de los chopos, en la luz y el color de sus viñedos, en el canto otoñal de la perdiz.

En Quinta del Pidio te encontrarás con peculiares lugares donde el tiempo, la naturaleza y el hombre han configurado su propio paisaje:
el paisaje del tiempo,
el paisaje natural,
el paisaje del campesino;
campesinos inmersos en el tiempo, rodeados del marco natural.

Campesinos que durantes decenas de años han vivido recorriendo ancestrales itinerarios de la localidad; viejas y sabias sendas que les llevaban a la sombra de un robledal o a refrescar en una fuente.

Campesinos de aquí que a lo largo de su intrahistoria han recorrido su heredado paisaje temporal.

Quintana del Pidio es, como muchos otros pueblos de la provincia de Burgos, un núcleo rural que ha permanecido secularmente aislado; aquí todavía se conservan algunos restos de las tradiciones, el arte y la cultura popular.

wpe1D.jpg (23445 bytes)

 

Y si cayeras por estas tierras,
unos consejos, con palabras de Avelino Hernández, por si los has de menester:

  • Vuélvete a mirar atrás, desde el recodo de la cuesta, al marcharte de un pueblo hecho en valle, en cerro o en ladera.
  • Toma cuanto jamón, chorizo y pan de hogaza te ofrecieren. Y bebe en todas las fuentes.
  • Escucha la codorniz y la calandria en primavera, los tordos en otoño, el cierzo si es invierno y las esquilas y el balar de los rebaños en cualquier lugar y tiempo.
  • Habla con todos los viejos que te encuentres y pregúntales sobre el campesinado y la cultura del vino.

Y si, desencaminado
             o enfermo
             o peregrino,
                    en tenebrosa noche,
                    con pie incierto,
                    la confusión pisando en el desierto,
aún deseas perderte por este pueblo perdido como aquel caminante gongorino  que se enamoró de donde fue hospedado, alójate en la Fonda El Soto, y degustando de su cocina tradicional y de su reposo podrás penetrar en la historia de este pueblo.

 

wpe1E.jpg (17274 bytes)

Si quieres hacer algún comentario haz clic AQUÍ

 

wpe17.jpg (3404 bytes)
E-Mail